domingo, 12 de noviembre de 2006

Presentación de la Orquesta Atípica Timoteo en el el festival de la UOT

Voy a presentar a la Orquesta Atípica Timoteo. Ustedes saben que armar una orquesta de tango es algo verdaderamente complicado, me precede la enseñanza de Astro Piazzolla sobre el difícil arte de combinar los horarios. ¿O se piensan que estos cuatro (señala a los músicos con desdén) se levantan el domingo a la tarde, cada uno en una esquina distinta de Buenos Aires, y se toman tres aspirinas que nada pueden hacer contra semejante resaca, se llaman por teléfono, y todavía medio borrachos ensayan un rato y ya está? Bueno, no. O sí, a juzgar por las ojeras que tiene éste (señala al bajista pelilargo). (Risas). De todos modos, lo importante acá es que a estos muchachos les gusta el tango, y al igual que el tango, siempre mienten. Nos quieren hacer creer que esos temas maltrechos y pasados de moda que van a tocar son algo fresco, sólo porque ellos tienen, según dicen, mucho swing. Pero nosotros ─ustedes y yo─ somos todavía más vivos y aunque nos dejemos engañar un rato por estos cuatro malandras, esta noche los ponemos a prueba. Queremos saber que pueden hacer con esas manos, porque La Orquesta Atípica Timoteo se trata de eso: de lo que las manos saben hacer cuando el tango les enseñó a mentir. ¡Fuerte el aplauso y que empiece nomás, maestro! (Ovación)

1 comentario:

dorf dijo...

esto fue, de lo último, lo mejor.
me hiciste reír (pero me quedé) Es verdad que no era tan largo... estaba al borde del black out el otro día.
te veo a la noche.
remuak.