martes, 11 de marzo de 2008

medio que sí

andaba con la motito medio apurado, hecho todo un peligroso, cuando me ví *obligado* a doblar en rojo en bulnes y córdoba. enseguida sentí el silbato del policía. documento, etc, todo vencido, todo mal. le dije es que llego tarde al laburo, con dos laburos no tengo tiempo para llegar bien. mirá, me dijo, cuando me pasa esto yo pienso si saliste tarde vas a llegar tarde. me fui sin saber si había asistido a una especie de revelación. después me pareció que no. seguía a un taxi cuando el tipo clavó los frenos para descargar un pasajero. llegué a frenar pero lo toqué. el paragolpes es de plástico, todo bien. prendí la moto y me puse junto a su ventanilla: el tipo era joven pero flaquito. vos sabés que yo venía atrás tuyo con la moto y empecé a sentir cómo un olor a pelotudo tremendo, y claro con esa cara me doy cuenta que salía de acá. el tipo me miraba sin decir nada. sospeché que quizá no se había enterado del incidente. aceleré y doblé en la primera.

1 comentario:

Fabio dijo...

generalmente el olor a pelotudo viene acompañado de una cara de pelotudo