viernes, 13 de abril de 2007

libro de quejas


a vos que leés en público como quién vomita por encargo, arruinando así esos versos que con tanto esmero supiste tejer, a vos perverso que nos contagiás tu hastío tonal, ese lodo chirle, esa diarrea monocorde, a vos perversa que nos fatigás el oído con tus frases lindas de leer, pero tan pesadas de escuchar, a vos entonces te digo que no descuides lo performático de la lectura, si te dicen que no se escucha no sonrías estúpidamente para seguir con tu declamación como un elefante tímido en puntitas de pie, camaradas, eleven la voz, actúen, por favor, sedúzcannos.


FOTO: Man taking a shit, Bacon.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ene l bano comun de la casa de nuestros padres,mateo y yo teniamos un libro de quejas. para cualquier uso, pero especialmente para cuando se cagaba. tambien habia por supuesto un marcador. pero la cosa se desvirtuo en un sentido exrtrano. y las quejas no eran quejas y las firmaban gente que no las habia escrito. y asi aparecian delirios como : ^tener nombre con tilde es una gran responsabilidad. simón^ pero yo no lo habia puesto.
se entiende?

lahe dijo...

se entiende
simón ramón
si, mon ramón
ramónómar
ono yoko
o no, yo cono?
o no hollo con o
déle simón
déle a sus vacaciones
déle a sus vacas
pastito fresco en maceta

caca queja
jaque caca
jaqueca k
já, ¡qué caca!

Naranjadas dijo...

mi lado de "timido escribidor de versos" me solicita opinar....estoy deacuerdo... aunque me considero mas del lado de los que leen pocas veces...lo cual no se si es peor.....
tenes que escribir mas quejas lahe...;)