martes, 25 de septiembre de 2007

Gente ordinaria

Ella vino de Grecia, tenía sed de saber.

Estudió escultura en Saint Martin’s College.

Fue ahí donde ella,

me echó el ojo.

Me dijo que su papá era rico,

Dije «entonces, voy a tomar un ron con cocacola».

Ella dijo «dale»,

y después de treinta segundos dijo,

«Quiero vivir como la gente ordinaria,

quiero hacer lo que sea que haga la gente ordinaria,

quiero acostarme con gente ordinaria,

quiero acostarme con gente ordinaria,

como vos».

¿Qué podía hacer?

Dije «voy a ver qué puedo hacer».

La llevé a un supermercado.

No sé por qué, pero tenía que empezar por algún lugar,

así que empecé ahí.

Le dije «hacé de cuenta que no tenés plata»,

ella se río y dijo,

«Sos re gracioso».

Dije «¿te parece?,

no veo a nadie más sonriendo por acá.

¿Estás segura que querés vivir como la gente ordinaria,

que querés ver lo que sea que ve la gente ordinaria,

que querés dormir con gente ordinaria,

que querés dormir con gente ordinaria,

como yo?»



Pero ella no entendió nada,

sólo sonrió y me tomó la mano.

Alquilá un depto arriba de un negocio.

Cortate el pelo y ponete a laburar.

Fumate unos puchos y jugate unos pooles.

Hacé de cuenta que nunca fuiste a la escuela.

Pero igual nunca lo vas a entender,

porque cuando de noche, echada en la cama

mires las cucarachas trepar la pared,

si llamaras a tu papá el podría detenerlo todo.

Nunca vas a vivir como la gente ordinaria

nunca vas a hacer lo que hace la gente ordinaria

nunca vas a fracasar como la gente ordinaria

nunca vas a ver tu vida desaparecer,

y bailar y tomar y coger

porque no hay nada más que hacer.


Cantá con la gente ordinaria

cantá con ellos y en una de esas entiendas algo.

Reíte con la gente ordinaria,

Reíte con ellos aunque ellos se rían de vos,

y de las cosas estúpidas que hacés:

porque vos pensás que ser pobre es copado.

Como un perro echado en un rincón

van a moderte sin aviso.

Ojo.

Van a sacarte las entrañas

porque todos odian a los turistas.

En especial a los que piensan que es todo tan gracioso.

Sí, y la mancha de grasa y choripán va a salir en el baño.

Nunca vas a entender

lo que se siente vivir tu vida

sin sentido ni control,

y sin un lugar adonde ir.

Te sorprende que existan

y que ardan tan brillantes mientras vos solo podés preguntarte por qué.

Alquilá un depto arriba de un negocio.

Cortate el pelo y ponete a laburar.

Fumate unos puchos y jugate unos pooles.

Hacé de cuenta que nunca fuiste a la escuela.

Pero igual nunca lo vas a entender,

porque cuando de noche, echada en la cama,

mires las cucarachas trepar la pared

si llamaras a tu papá el podría detenerlo todo, sí.

Nunca vivas como la gente ordinaria.

Nunca hagas lo que hace la gente ordinaria.

Nunca fracases como la gente ordinaria.

Nunca veas tu vida desaparecer.

Y entonces bailá, tomá, y cogé,

porque no hay nada más que hacer.

Quiero vivir con gente ordinaria como vos.


Pulp - Common people

vertido al español por el joven laxe



_

7 comentarios:

vegan dijo...

QUE BUEN TEMA!

cuidate mi baudelaireano predilecto!

Anónimo dijo...

flaca, paraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Lunita dijo...

durísimo... yo hasta tengo quién me lo cante...

lahe dijo...

little moon:

no será ese devenido rubio que todos conocemos?

sí, es una canción dura, que formula una verdad que puede llegar a tocar muy de cerca: hay lugares de donde no se vuelve.

el domo dijo...

bueno, el desencadenamiento de la psicosis se piensa de ese modo: se llega a un punto de irreversibilidad.
también ese punto de angustia que desata la construcción de un parapeto fóbico como el del pequeño Hans y su poronga.
qué cosa esto de los puntos de irreversibilidad. qué palabra más larga, no? hay lugares de donde no se vuelve.

VCh/ dijo...

y hay lugares a los que nunca se accede...

fede té dijo...

cris cris cristina
suspira y fantasea
con que la piropea un albañil